BarcelonaCiudadesDiseños

Los huesos de aceituna forman el taburete infantil modular Nontalo de Eneris Collective

El dúo de diseñadores Eneris Collective ha colaborado con la empresa de biomateriales con sede en Barcelona NaifactoryLAB para producir un taburete lúdico para niños hecho con residuos de huesos de aceituna.

El taburete Nontalo está construido a partir de seis módulos: tres piezas en forma de P que se pueden combinar y colocar de diferentes maneras y tres varillas rectas que las mantienen unidas, formando una variedad de formas, desde un taburete de tres patas hasta un banco y muchas alternativas. entre.

Taburetes Nontalo dispuestos en cuatro posiciones diferentes
El taburete infantil Nontalo se puede montar de varias formas

Todos los módulos están hechos completamente de Reolivar, un material suave similar al corcho que NaifactoryLAB creó mezclando huesos de aceituna con aglutinantes de base biológica y otros ingredientes naturales.

Las diseñadoras españolas Irene Segarra e Irene Martínez, que se unieron bajo el nombre de Eneris Collective para este proyecto, describen Nontalo como un diseño de asientos «donde el juego, la espontaneidad y la sostenibilidad están en armonía».

Primer plano del taburete Nontalo de Eneris Collective
El taburete está fabricado en Reolivar, un biomaterial elaborado a partir del hueso de aceituna

El dúo creó el taburete después de que NaifactoryLAB los invitara a experimentar con Reolivar y desarrollar nuevas aplicaciones para el biocompuesto.

“Durante cuatro meses trabajamos con este nuevo material”, dijo Martínez a ArquitecturaToday. “Llegamos a conocer las posibilidades que tiene, los pros y los contras, y cuáles son sus límites”.

“La idea era generar una estructura que no tenga la forma obvia de un taburete con asiento y patas, pero que mantenga la misma función”, continuó.

Taburete Nontalo al fondo con piezas desmontadas en primer plano
Tres varillas mantienen el taburete unido.

Los diseñadores comenzaron decidiendo una serie de palabras y conceptos para definir su intención del proyecto antes de esbozar propuestas y entrelazar estas diferentes ideas.

“Nuestra inspiración a lo largo de esta etapa de diseño fueron los juegos de construcción para niños”, dijo Martínez.

El dúo inicialmente creó un diseño en ángulo recto para los módulos en forma de P, pero terminó girando las patas cinco grados después de darse cuenta de que creaba una mejor distribución del peso y brindaba una sensación de armonía.

Para unir las piezas, los usuarios simplemente tienen que pasar las varillas rectas a través de su abertura central.

Eneris Collective dio forma a las piezas de Reolivar en moldes personalizados, lo que, según Martínez, tiene la ventaja de limitar el desperdicio ya que no hay recortes.

El material se puede compostar al final de su vida útil o devolverse a NaifactoryLAB para su reciclaje. El diseño de un solo material del taburete lo hace particularmente sencillo, ya que no hay otros materiales o componentes que separar.

Una mano ensambla varios muebles marrones con forma de corcho de Eneris Collective
El diseño está destinado a invitar al juego y la espontaneidad.

A lo largo de su vida, el material envejecerá de acuerdo con sus condiciones ambientales y durará más en ambientes interiores secos, lejos de la humedad y la lluvia, según NaifactoryLAB.

La compañía de biomateriales desarrolló Reolivar por primera vez en 2020 utilizando un racimo de huesos de aceituna tomados de un plato al final de una comida. Desde entonces, se ha convertido en una gama de productos que incluye lámparas, cuencos, espejos y trofeos.

Eneris Collective ahora está trabajando para desarrollar una colección de asientos Nontalo Kids más amplia, basada en las mismas formas e ideas.

Varios otros diseñadores están experimentando con biomateriales en un intento de producir muebles más sostenibles. Algunos ejemplos recientes incluyen pantallas de lámparas de micelio de la empresa estonia Myceen y un taburete y una mesa auxiliar de Carolina Härdh, hechos con desechos de alimentos para el restaurante Vrå de Gotemburgo.

La fotografía es de Valentina Masallera y Caetano Portal.

Arquitectura Today

Fundador y Ceo de ArquitecturaToday soy Arquitecto e Ingeniero de sistemas informáticos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba